Canadá cuadro a cuadro

ANIMADORAS Y ANIMADORES del National Film Board
 Presentación del libro en progreso /
de próxima aparición

Irene Blei
Realizadora de cine y cine de animación. Docente especializada en animación y la enseñanza de cine a niños y jóvenes. Fundadora y actual directora de Taller de Cine «El Mate», Primera Escuela de Cine Infantil y Juvenil, en actividad ininterrumpida desde 1987. Profesora en UBA en las carreras Diseño Gráfico y Diseño de Imagen y Sonido en la especialidad cine de animación durante 17 alos, junto a Simón Feldman, Víctor Iturralde y Rodolfo Sáenz Valiente.
Investigadora y difusora del cine de animación canadiense.
Autora de «Canadá cuadro a cuadro, Animadores y animadoras del National Film Board» -publicación de próxima aparición

Argentina, 1982 como punto de inflexión: los jóvenes interesados en el cine de animación descubrimos al National Film Board of Canada. Éste era un lugar mágico en cual la animación tomaba una dimensión inusitada: era un ámbito de creación y realización inagotable. Allí había un modelo de trabajo abierto al cambio y a la exploración permanente.
Todos queríamos estar allí, nos enterábamos de lo que hacían y lo compartíamos como se podía, a través de versiones fílmicas descartadas, fotocopias de libros fotocopiados previamente, o a través de los relatos entusiastas de los maestros Víctor Iturralde y Luis Bras que habían accedido a esa Meca del cine de animación. ‘Caloi en su tinta’ desde la televisión abierta en 1991 y luego algunos canales de cable empezaron regalarnos programas con producciones experimentales y mucho más cine de animación. Todos ellos contenían gran cantidad de producción canadiense. Con mejores recursos y algo más de conocimiento, pudimos atisbar la dimensión terrena de los animadores y animadoras de National Film Board. Habíamos visto unas cuantas películas, y algunas testimoniales en las que se veía a los artistas en acción. Empezamos a conocer sus rostros. Supimos que procedían de diferentes países.
Con el paso del tiempo y el trabajo ya afianzados, habiendo visto muchas películas surgió en mí la curiosidad por conocer más acerca de estas personas que habían decidido dedicarse a esta actividad, allí. Ante la singularidad, surgieron una avalancha imparable de preguntas y cuestionamientos: ¿Cómo recalaron allí quienes no son canadienses? Por qué eligieron la animación como medio, diseñando mundos paralelos? ¿Por qué en todos ellos se advierten profundas inquietudes personales o sociales? Y observé con interés cómo incidían la personalidad y la identidad masculina o femenina en la realización.
Estuve en Montreal, Quebec y Ottawa en septiembre y octubre de 2009 gracias a una beca para profesores del gobierno canadiense. Conocí a muchos de los artistas a quienes admiré por tantos años. Me divertí y conmoví muchísimo con ellos. Vi obras y tomé contacto con películas que jamás habíamos disfrutado en estas latitudes. Pude acercarme a tantos otros artesanos de la animación cuyos trabajos prosperan y florecen bajo el mismo paradigma, aunque ya con otras condiciones y estructura.
La investigación devino en este libro, en el cual intento ver detrás de la mirada de varios autores y autoras la motivación que los llevó por ese camino creativo.